n

n

domingo, 27 de octubre de 2013

Ven, ven como si no me conocieras de nada, le dijo, entra por la puerta y olvida quien soy, olvida que conoces el sitio clave para hacerme cosquillas, olvida como me gusta que me roces y cuantos besos me gusta darte antes de empezar a quitarte la ropa, olvida que suelo comenzar por tus pantalones, y que entre caricia y caricia me gusta insultarte entre sonrisas, olvida también mi nombre, y todas las formas en las que me llamabas, olvida que odio que me toquen las plantas de los pies y que me encanta que me cuentes los lunares, olvida que me pierdo si me agarran del pelo, y yo...olvidaré que te quiero.
Entra y no digas nada, ni siquiera quiero que hables, imaginemos que somos dos desconocidos, y que jamás si quiera nos hemos cruzado y déjate llevar, te daré dos horas, dos horas para que dejemos de ser nosotros y luego márchate, márchate para siempre, y yo ya decidiré mi forma de morir.
"Morir de amor siempre me pareció una bonita forma de morir".

1 comentario: